Un nuevo indicador de datos abiertos para las ciudades

La fundación Conocimiento Abierto (OKFN) realiza a nivel de países un indicador de apertura de datos. Este indicador evalúa una lista preestablecida de datos (presupuesto, mapas, legislación, propiedad de la tierra entre otros). Argentina aparece hoy en el puesto 17 de este índice.

La misma fundación a través de sus filiales en el mundo (ésta es la de Argentina) replica una medición similar para ciudades. Los sets de datos solicitados son similares pero orientados a datos que los gobiernos municipales deben administrar. En este momento esta caído pero en el sitio se muestran y se explican con detalles los datos solicitados y detalles sobre el formato. Básicamente se pide que cada dato:

  • Este disponible online y sin costo
  • Pueda descargarse de una vez en conjunto
  • Tenga una licencia que le permita a los usuarios de reutilizar los datos libremente
  • Este en formato reutilizable y libre
  • Sean actuales

Este trabajo inspirado en la experiencia del índice de naciones es exigente y posiblemente el más completo que existe. Sin embargo luego de varias ediciones la realidad del mundo de los datos abiertos ha crecido y existen nuevas exigencias. Pensando en esto la Fundación nos ha enviado a los gobiernos participantes un extenso cuestionario para expresar nuestra opinión en posibles mejoras.

Completar este formulario me hizo pensar mucho en como mejorarlo y me parece útil hacer públicas estas sugerencias. A continuación algunos de los puntos sobre los cuales envié opinión.

Software libre

Creo que podemos dar un salto e incluir al software libre como parte de los datos abiertos requeridos. El software liberado revelaría la forma en la que funcionan muchos procesos críticos internos. Podría hacerse una lista de productos de software que cualquier gobierno necesita. Además yo pediría a cada gobierno un repositorio abierto en general (GitHub, GitLab o similar).

Visualizaciones

De los datos solicitados yo agregaría un nuevo requerimiento:

¿Hay una visualización de esos datos de modo que sean más fáciles de entender por el público no especializado?

Posiblemente sería difícil de medir pero una reforma importante es pensar en que los datos son difíciles y caros de consumir. Cualquier esfuerzo por hacer estos datos más fáciles de comprender es un paso necesario

Web services (APIs)

De los datos solicitados también preguntaría

¿Los datos están disponibles en tiempo real como web service?

El uso de los datos podría transformarse en un consumo en tiempo real por aplicaciones de terceros. Desde el Gobierno de la Ciudad de Córdoba estamos atravesando experiencias en este sentido y son un desafío interesante (un poco conté aquí).

Además los datos actualizados mensualmente muchas veces terminan en series que se discontinúan en el tiempo o cambian de estructura. Este compromiso daría una señal positiva al ecosistema tecnológico de la ciudad.

Réplicas externas

Hoy los gobiernos se encarga del alojamiento de los datos abiertos. Esto en general funciona pero hay casos donde un gobierno que se va o el nuevo que viene eliminan todo o parte del material. Es necesario dar garantías externas por lo que yo preguntaría:

¿Los datos están disponibles y verificables en entornos fuera del control del municipio?

IPFS, Blockchain* y otras tecnologías podrían ser entornos donde dejar o certificar copias de los datos. Se debe asegurar que los datos queden en el tiempo.

Ecosistema tecnológico

Hoy no alcanza con liberar los datos, es necesario publicar datos atractivos y de interés para la comunidad. Por eso yo agregaría la pregunta:

¿Hay empresas u organizaciones usando esos datos activamente y agregándole valor?

Si los datos están allí sin uso fuera del gobierno entonces falta algo. Los gobiernos deben estimular su uso (lo que colabora mucho con un control externo).

Creo que estas exigencias subirían el nivel de los portales de datos abiertos de las ciudades.


* Coincido con la crítica general sobre el hype actual que hay alrededor del tema. He conversado con muchas personas que venden estas ideas y realmente no usan o conocen mucho de esta tecnología. Más allá de eso la tecnología podría tener usos interesantes. Hemos hecho nuestra experiencia en la ciudad de Córdoba y creemos que es un camino interesante a explorar.