Anatomía de los censos en latinoamérica

Mientras buscaba información estadística de Argentina del censo 2010 me encontre con alguna dificultades, no en principio por ocultamiento de información sino por la herramienta tecnológica que se usó para su desarrollo. Leyendo un poco más a fondo conocí a REDATAM, un software desarrollado por la CEPAL (en su division para demografía CELADE).

Censos

La historia de este producto es interesante y se remonta a la década de los 80″s cuando era mucho más complicado que hoy procesar grandes cantidades de información. Este desarrollo de el CELADE vino a colaborar con las grandes dificultades de los países en vías de desarrollo de América latina y caribe para planificar y procesar sus censos.
El desarrollo ha crecido y países de Asia y África han comenzado a utilizar trambien este producto (de uso libre pero de código cerrado). Desde el año 2002 este software cuenta con una versión para servidores web (Apache o IIS sobre Windows) que permite la apertura de los datos al público en general. Muchos de estos censos hoy se pueden consultar en la web.

Tomo prestada esta frase del documento de la CEPAL para marcar la relevancia que ha tenido este desarrollo y la potencialidad que tiene comenzar a dar un uso más intensivo de los datos:

“Solo en los últimos años los países han empezado a difundir la información censal liberando las bases de datos, poniendo especial énfasis en la potencialidad de los análisis desagregados geográficamente para tomar decisiones a nivel local. Ciertamente, los temas de planificación urbana, descentralización, migración interna, déficit habitacional y focalización de grupos objetivo son de gran relevancia para adoptar decisiones de política. ”

En estos 30 años y al mismo tiempo que REDATAM se han desarrollado tambien:
1.- Comunidades de software libre y desarrollo colaborativo.
2.- Plataformas de datos abiertos para ayudar a los estados a mostrar y procesar sus datos.

Creo que el desafio para la CELADE en los próximos años es sumar a la comunidad de software libre abriendo su código, definiendo estándares para que aplicaciones móviles, plataformas de datos abiertos, gobiernos locales, el periodismo de datos y el público en general puedan consumir esta valiosísima información de otros modos.